Residencia del emperador, el Palacio Prohibido fue construido de acuerdo con las leyes de la geomancia o feng-shui. Cada elemento se utilizaba respetando sus principios, siendo el más fundamental de ellos el posicionamiento del Palacio sobre un eje norte-sur.

El arte oculto de la numerología también tuvo un rol importante en la arquitectura del palacio. Como los números impares se consideran masculinos y los pares femeninos, el nueve, el número “masculino” por excelencia, se asociaba a la suprema soberanía Imperial. Así, es empleado continuamente, por ejemplo en la cantidad de clavos que adornan las puertas. Del mismo modo, las torres que vigilan las cuatro esquinas del palacio, tienen cada una nueve vigas y dieciocho columnas. Pero la aplicación más conspicua de este número se encuentra en el hecho de que el Palacio Prohibido tiene 9,999 habitaciones.

Otro de los elementos que diferencian la arquitectura palacial de otras formas tradicionales chinas es la designación específica de tejas coloreadas. Aunque éstas eran incluidas en los tejados de muchas residencias aristocráticas, el uso de tejas amarillas estaba reservado exclusivamente a los palacios imperiales, mausoleos, jardines y templos. La asociación del color amarillo con el emperador tiene su origen en la idea de que el gran Río Amarillo era la cuna de la civilización china. Como resultado, el amarillo también representa el color de la tierra en el universo oculto chino. El verde se utilizaba en los edificios palaciales reservados a los oficiales de la corte; mientras el rojo, símbolo de felicidad y solemnidad se utilizaba generalmente en las puertas.

Preponderantes en el palacio son los elementos simbólicos zoomorfos. El más común es el uso del dragón y del fénix, símbolos del emperador y la emperatriz respectivamente. Omnipresentes, estos animales legendarios han sido encontrados en objetos datados hasta en tres mil años atrás. Otro animal que aparece con frecuencia es el león, que guarda varias puertas de entrada. Siempre en pareja, el león de la izquierda es el macho y agarra una bola símbolo de la unidad imperial. El de la derecha es la hembra y juega con un cachorro de león, simbolizando la fertilidad. Como el león se consideraba el líder del reino animal, representa las cualidades de poder y prestigio.

También interesantes son los ornamentos animales situados en los tejados imperiales. El animal místico en el extremo se consideraba el hijo del Rey Dragón gobernante del mar. Con poder sobre las aguas, se creía que este animal protegía al palacio contra los incendios. A lo largo de los extremos de los tejados, hay varios animales menores; cuyo tamaño y número difieren de acuerdo con el rango y estatus del morador.


 

Imperial Tours, 511 W Orange Grove Ave., Sierra Madre, CA 91024 United States, Tel: +1 626 836 7270, EMAIL